En caso de…

Te dejo esta botella de vino sobre la mesa para que la bebas y me recuerdes. Y pienses que me quisiste y me hayas querido de verdad. Y lo sepas a destiempo, pero lo sepas al fin.

Después de todo ya no hay nada que hacer.

Los intentos  por repetir lo que no es posible hacer bien se agotan.

En caso de que no lo hubieses notado a tiempo, te quise.

Tal vez eso sea todo.

 

¿Cómo se piensa?

Se piensa en silencio y oscuridad
o en una escalera transitada como los pasillos de un cementerio:
a veces y con pesar.

Se piensa a menudo y en soledad
o en el dintel de una altiva catedral visitada por los viejos:
cabizbajo junto a palabras de sagrada eternidad.