Doscientos quince

Hubo un tiempo salado entre nosotros
En apariencia, todo bien
Yo lo escuchaba con atención
Pero estaba demasiado triste
como para soportar su palabra sobre la mía. 

3 thoughts on “Doscientos quince

      1. Se lo daré, Llave de Cristal, en el fondo no soy como dice mi amo, soy muy eficiente cuando veo. Y sé también que mi amo me aprecia y sabe que sin mí no es nada.
        —¿Lo escribí bien, jefe?
        —Pues sí, Rogelio, no está mal. Y ahora aléjate de mi ordenador, que mucho de ti no me fío.
        —Es que a veces no veo.
        —Es que a veces eres un cabroncete, ciego.

        Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s