El desierto a veces florece

atacama flores 4

El espectáculo del desierto florido en Chile es único en su especie y es, para mí, la más hermosa manifestación de que la esperanza no debe perderse. En mi parte del desierto de Atacama la gran aridez no permite que se desarrolle este milagro, pero eso no me incita a olvidar que aquí se dan otras bondades y que un milagro no deja de serlo cuando yo no puedo verlo. Lo es de todas formas.

La relación de Chile con el desierto es importante, estrecha, humana, tierna. Le tememos al desierto pero su belleza nos obliga a amarlo sin mayores vacilaciones. Esa misma relación se da con el mar. Yo, que nací en medio del desierto, no imagino mi vida sin la íntima relación que llevo con el mar prácticamente desde que nací. Es que aquí nadie es indiferente al mar, todos desde muy pequeños somos instruidos a amar al mar como a uno mismo. No importa si no te bañas, si no pescas, si no tomas sol en la arena, si no comes comida marina; el mar siempre tendrá una preponderancia inconmensurable en tu vida que, dicho sea de paso, se desarrolla sin tregua entre mar y cordillera. No hay mucho donde elegir.

Hace unos días supimos de una terrible noticia que nos duele demasiado: 337 ballenas Sei fueron halladas varadas y muertas en las costas de la Patagonia chilena. ¿Cómo no nos va a causar un profundo dolor esta noticia cruel y dura que deja entrever que algo muy feo debe estar sucediendo en nuestras costas? Claro, no nos lo cuentan. De hecho trataron de hacer miles de maniobras para que esta noticia no saliera a la luz. Por suerte no lo lograron, hoy lo sabemos y no lo podemos aceptar.

Ahora se preguntarán ustedes: ¿qué tiene que ver el desierto con las ballenas? El título y la referencia nacen de un hermoso programa de radio para ver llamado El desierto florece, que se transmite en radio e internet cada jueves, y cuyo último capítulo fue dedicado a las ballenas. En este programa, Cristián Warnken, su conductor, hace un grandioso homenaje desde las letras a las ballenas, las caídas y las que aún podemos permitirles vivir. Les recomiendo enfáticamente que lo vean para encender esa mechita de humanidad que nos posibilita conmovernos profundamente.

Por desgracia este programa radial también se acaba. Así las malas noticias suman y siguen. Pero como dijo Cristián en su columna semanal, nos quedamos con los ojos puestos en ese desierto que cada año con mucho coraje florece y regala escenarios únicos. Porque somos valientes también y aunque el mundo se caiga a pedazos, seremos optimistas, nos abrazaremos a la utopía, guardaremos la esperanza y volveremos a ver ese desierto florecer y esas ballenas cantar.

5 thoughts on “El desierto a veces florece

    1. Sí, es realmente hermoso. Cualquiera que haya tenido el privilegio de verlo, lo puede corroborar: un verdadero milagro de la vida. Me sumo a ese deseo de toma de conciencia respecto al cuidado de nuestro hogar.

      Saludos 🙂

      Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s