Lunes

Cada día no es domingo, lo sé
y mi calendario me lo aclara:
este cuatro de mayo no está de rojo
está de negro
y vaya cómo se siente esa oscuridad en el alma
esa tristeza lunar de cada lunes
ideal para mirar por la ventana y pensar:
¿No es acaso hecatombe una palabra maravillosa?