Treinta y dos

Sobre las palmas de mis manos
descansa una paloma blanca atribulada
Quizás no sea ésta de la paz
pero seguro ha librado luchas por la libertad
La blanca tribulación de sus plumas
Son testimonio de los avatares de su vida
que no pierden importancia
cuando el sentir de otro ser es también mi sentir
Soy la atribulada paloma
Soy las palmas que la sostienen

Somos cuando soy pasa a segundo plano

3 thoughts on “Treinta y dos

  1. Con atribuladas palomas como ésta, que tienen su sentir en el sentir de otro, quizás no haría falta la palabra paz. Esta paloma, sin duda, es la rara paloma del amor. ¡Cómo me alegro de encontrarla en treinta y dos!
    Un fuerte abrazo

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s